martes, 16 de diciembre de 2008

Encuentros: ANDRÉS CALAMARO - LITTO NEBBIA

EL PALACIO DE LAS FLORES
Quién podría suponer hace apenas algunos años que Litto Nebbia podría producir -ni siquiera tocar- un disco firmado por Andrés Calamaro. Pero todo es posible dentro del panorama del denominado rock argentino. Y así fue. Reconocible la huella de Litto en los pasajes más tangueros, algunos arreglos y claro está, en su voz y sus composiciones. Pero no es un homenaje sino un agradecimiento de Calamaro, hijo del pop creado por Nebbia en los anos sesenta y presente aquí en canciones como corazón en venta o el tilín del corazón. Precioso y diverso, aparecen mi bandera -con sabor a himno- y otros emblemáticos: tengo una orquídea y su orquesta de cuerdas; la ingeniosa patas de rana y sobre todo cuando una voz sea de todos -con la presencia de Vicentico- y la mejor versión medio-tiempo de Rosemary.
El encuentro Nebbia-Calamaro se profundizará en vivo compartiendo nueva zamba para mi tierra - sólo se trata de vivir - yo no permito. A su vez, Andrés versionará la balsa y rock de la mujer perdida -de Los Gatos- y Litto lo homenajeará con dulce condena, integrante del álbum Calamaro querido!

EDICIÓN
Warner Music 2006

MÚSICOS
Andrés Calamaro: canto, piano, piano acústico, solo acordeonado, solo de sintetizador, teclados, percusión, coros
Litto Nebbia: canto, guitarras, piano, piano eléctrico, sintetizadores, teclados, melódica, percusión, coros
Ariel Minimal: guitarras, percusión, coros
Federico Boaglio: bajo eléctrico, percusión, coros
Daniel Colombres: batería, percusión
Pablo Agri, Pablo Bosani, Myrian Gandarillas: violines
Benjamín Brú, Victoria Tapia: violas
Patricio Villarejo, Roxana Mauriño: cellos
Leopoldo Deza: flautas
Pedro Menéndez: saxo soprano
Invitados: Vicentico, Germán Cóndor Scarbatti, Daniel Suárez, Ciro Fogliatta

CANCIONES
corazón en venta
(A. Calamaro)
mi bandera (A. Calamaro)
El Palacio de las Flores (A. Calamaro)
el tilín del corazón (A. Calamaro)
contigo aprendí (A. Manzanero)
el compositor no se detiene (L. Nebbia)
tengo una orquídea (A. Calamaro-L. Nebbia)
patas de rana (A. Calamaro)
punto argentino (A. Calamaro)
cuando una voz sea de todos (L. Nebbia)
antes (L. Nebbia)
corte de huracán (A. Calamaro)
Miami (A. Calamaro-L. Nebbia)
Rosemary (L. Nebbia)
lo que nunca se olvida (L. Nebbia)
la apuesta (A. Calamaro-L. Nebbia)
ser feliz (L. Nebbia-A. Calamaro)

El Palacio de las Flores
En el Palacio de las Flores
había flores de todos los colores.
Quedaba en Basavilbaso
-hace mucho que no paso por ahí-,
cerca del garage,
cerca de la estación Retiro
y de la Calle Florida
y de la plaza San Martín.
Qué florido es el Palacio de las Flores
que yo lo veía desde afuera...
porque por entonces yo era un pendejo
que vivía con mis viejos.
Entonces la alegría no es una cosa nueva,
todo el tiempo por pasado fue peor.
Mucho matute de gorra en la calle,
mucho "no señor" - "sí, señor"
-en casa no teníamos televisión
y no había escrito una canción-.
No me interesaba la pelota,
iba a San Telmo a comprar cosas viejas -y rotas-,
pero el papá de un compañerito
nos llevaba a ver a Independiente.
Era la época de Pastoriza, Santoro y el Chivo Pavoni
y el viejo de mi amigo que vivía en Ciudad de La Paz
fue desaparecido y no lo volví a ver más.
Ojalá que estén vivos y bien
en el país de síganme...
"síganme... no los voy a defraudar",
¿adónde?... donde se cagó un conde,
adonde los capos los crucifican
-primero míralo al número diez-
pero no basta con abrir los ojos
para darse cuenta de todo a la vez.
¡Cuidado con las palabras que terminan con ina...
yo también quiero mucho a Argentina
aunque nadie me preguntó
si en Argentina quería nacer
-donde el que no come se deja comer-.
La turrada que nunca termina...
"ina", guillotina, anfetamina y alquitrán.
Cómo nos dan, cómo nos dan en Argentina,
nos dan Boquita y ritmo tropical
y base para la latita en el extrarradio y en Capital.
Soy rockero, de potrero, ricotero, rioplatense
que se tense la cuerda del hambre...
no alcanza ni para fiambre
-a conformarse con los olores-.
Como en el Palacio de las Flores
donde se bailaba hasta reventar.
De algo hay que vivir,
con algo hay que gozar.
Como en el Palacio de las Flores...
...
Otras versiones
Rosemary (Litto Nebbia)
Clásicos del bolero internacional